Las 7 maravillas del mundo moderno: cuáles son y cómo visitarlas

Las 7 maravillas del mundo moderno: cuáles son y cómo visitarlas

Copia link
Link copiato!
https://stories.weroad.es/7-maravillas-del-mundo/

¿Qué son las 7 maravillas del mundo? ¿Dónde están? ¿Cómo visitarlas? Tenemos una respuesta a todas estas preguntas. Vamos a decir enseguida cuáles son:

  • Chichén Itzá – México
  • Cristo Redentor – Brasil
  • Machu Picchu – Perú
  • Gran Muralla China – China
  • Petra – Jordania
  • Taj Mahal-India
  • Coliseo – Italia

Las 7 Maravillas del Mundo son lugares llenos de un encanto atemporal y cada año atraen a viajeros de todo el planeta. De hecho, muchos organizan sus propios viajes para poder ver al menos una o dos en vida. También hay quienes apuntan más alto y ponen las siete en su lista de deseos de viaje, sin considerar las maravillas del mundo natural o las maravillas del mundo antiguo, que aún existen y se pueden visitar.

En el siguiente mapa, de un vistazo, podéis ver dónde se encuentran las 7 maravillas del mundo moderno:

¿Cómo fueron elegidas las 7 maravillas del mundo?

Todo nació por los griegos y romanos, obviamente: las siete maravillas del mundo antiguo son las consideradas por estos dos pueblos como las más extraordinarias jamás realizadas en la historia de la humanidad. Lamentablemente, muchas de estas maravillas «clásicas» fueron destruidas a lo largo de la historia y actualmente ya no podemos disfrutar de su belleza. Para nuestra fortuna, hay otras 14, entre las del mundo moderno y natural, para compensar.

Fue una empresa suiza, la New Open World Corporation, que en el año 2000 lanzó una iniciativa para elegir las 7 Maravillas del Mundo Moderno. El listado final fue anunciado oficialmente el 7 de julio de 2007, mientras que en 2011 se decidió proclamar también las del mundo natural.

selfie de viajeros de weroad encima de la muralla china, una de las 7 maravillas del mundo
Viajeros de WeRoad en la Gran Muralla China

¿Cuáles son las maravillas del mundo moderno?

Las siete maravillas del mundo moderno son:

  • Chichén Itzá – México
  • Cristo Redentor – Brasil
  • Machu Picchu – Perú
  • Gran Muralla China – China
  • Petra – Jordania
  • Taj Mahal-India
  • Coliseo – Italia

Los otros candidatos que llegaron a la final pero no consiguieron entrar en el Top 7 fueron: la Alhambra andaluza, la Acrópolis de Atenas, la Torre Eiffel, las pirámides de Giza, el Kremlin y la Plaza Roja, Agkor, las estatuas de la Isla de Pascua, el templo japonés Kiyomizudera, Tombuctú, la Estatua de la Libertad, el Castillo de Neuschwanstein, Stonehenge, la Ópera de Sydney y la mezquita de Hagia Sophia de Estambul.

Chichén Itzá – México

viajeros de weroad saltando dándose la mano delante de la pirámide de chichen itza en méxico
Pirámide de Kakulcan, Chichén Itza

La primera de las 7 maravillas del mundo de las que hablaremos es Chichén Itzá, parada imperdible en cualquier viaje a México. Se encuentra en el norte de la península de Yucatán y es una excursión que también podéis hacer en un día si os alojáis en Cancún o en Playa del Carmen. Chichén Itzá es un complejo arqueológico que conserva las ruinas de una de las ciudades más importantes de la civilización maya. Su origen es muy antiguo, se calcula que los primeros asentamientos datan del año 500 a. C., pero alcanzaron su punto máximo de dominio regional alrededor del 600 d. C., para después decaer alrededor del 1500, con la llegada de las conquistas europeas.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, Chichén Itzá no deja de fascinar a viajeros e historiadores que siempre han querido conocer los secretos de la civilización maya. El sitio está cuidadosamente conservado y es posible visitar prácticamente todo lo que allí queda, desde el Templo de los Guerreros, el Campo del juego de pelota y la gigantesca pirámide de Kakulcán, el símbolo del sitio. Esta pirámide, que también es conocida con el nombre de El Castillo, es el principal atractivo, sobre todo en los equinoccios de primavera y otoño. De hecho, en estos dos momentos del año, tanto al amanecer como al atardecer, la sombra de la serpiente emplumada Kakulcán aparece a lo largo de la escalinata norte de la pirámide. Esto gracias a un juego de luces y sombras… ¡un espectáculo que no os podéis perder!

¿Cómo llegar?

La mejor manera de visitar Chichén Itzá es hacer un viaje a la península de Yucatán. El sitio tiene un sin fin de puntos de interés: hermosas playas y los famosos cenotes, una especie de pozos de agua que se encuentra en esta zona de México. Hay tours organizados que salen de las principales ciudades de la Riviera Maya, como Cancún o Playa del Carmen, pero también desde Valladolid y Mérida. Reservar una visita guiada a Chichén Itzá es la mejor opción, así podréis conocer la historia de los mayas y todos los secretos del sitio. Si, por el contrario, no queréis depender de un tour organizado y preferís hacerlo por vuestra cuenta, os recomendamos que lleguéis temprano por la mañana, cuando el sitio es más tranquilo y fresco, en comparación con las horas centrales del día.

¿Queréis descubrir los secretos de Chichén Itzá? Viajad a Yucatán.

¿Cuándo visitarlo?

La mejor época para visitar esta zona de México es de noviembre a mayo. La península de Yucatán tiene un clima tropical y hace calor prácticamente todo el año. Sin embargo, es mejor evitar la temporada de lluvias: el riesgo de huracanes en estas zonas del país es bastante alto, especialmente entre septiembre y octubre.

Cristo Redentor – Brasil

estatua de cristo redentor en rio de janeiro, una de las 7 maravillas del mundo, detrás montaña - weroad
Cristo Redentor, Río de Janeiro

Es el símbolo de Río de Janeiro: el Cristo Redentor domina la ciudad desde lo alto del cerro Corcovado y parece abrazarlo todo. Entre las 7 maravillas del mundo, esta es la más reciente: la estatua que representa a Jesucristo fue construida entre 1922 y 1931. Edificada con hormigón y esteatita, en estilo art déco, se eleva 700 metros sobre el nivel del mar y mide en total 38 metros de altura. Si visitáis Río de Janeiro es una parada imperdible, en primer lugar, por la emoción de ver este coloso con vuestros propios ojos. Pero también por el increíble panorama de 360° de la ciudad que podréis disfrutar desde aquí. (Para conocer mejor la ciudad leed nuestro artículo sobre qué ver en Río).

La idea de construir un monumento religioso surgió en 1850, cuando Brasil aún era un imperio gobernado por emperadores portugueses. Sin embargo, fue dejada de lado en 1889, cuando Brasil se convirtió en república, y se volvió a considerar en 1921. En ese año se recaudaron los fondos necesarios para la construcción de la estatua. La mayoría de donaciones llegaron de ciudadanos católicos brasileños. El Cristo Redentor fue diseñado por Paul Landowski, escultor francés, y se inauguró el 12 de octubre de 1931. Desde entonces, ha dominado y protegido a Río y se ha convertido en uno de los símbolos más famosos de todo Brasil.

Descubra las bellezas de Brasil en un itinerario de 11 días.

¿Cómo visitarlo?

Hay dos formas de llegar al Cristo Redentor. Podéis coger el Trem do Corcovado, que en 20 minutos recorre la Estrada de Ferro y os llevará casi hasta la cima del cerro. Desde aquí hay dos alternativas: alcanzar la cumbre con un poco de esfuerzo, subiendo los 222 escalones que os separan del Cristo, o subir a través del sistema de ascensores y escaleras mecánicas implementado desde 2002.

Si no queréis coger el tren –la frecuencia no es muy alta y es necesario reservar los billetes con antelación–, también podéis llegar al Cristo Redentor en taxi. Esta es la opción más cómoda y decididamente menos pintoresca, pero también la más rápida. El taxi llega hasta el Centro de Visitantes y desde ahí podéis continuar subiendo en un minibús que os lleva hasta la base de la estatua.

¿Cuándo visitarlo?

El Cristo Redentor está abierto todos los días de 8 h a 19 h. El mejor momento para llegar es, por supuesto, durante la puesta de sol: será una de las vistas más hermosas que veréis en todo vuestro viaje a Brasil. Aunque temprano en la mañana, de igual forma, resulta emotivo: en este momento de la jornada el color blanco de la estatua destaca contra el azul del cielo.

Machu Picchu – Perú

machu picchu entre las nubes - weroad
Machu Picchu

La gente a menudo visita Perú por dos razones: para admirar las Montañas del Arco Iris y para ver una de las 7 maravillas del mundo, Machu Picchu. El perfil de la montaña –que recuerda el rostro de un hombre– en conjunto con el sitio inca que se levanta en sus laderas, es uno de los más famosos del mundo. Esta ciudad perdida es uno de los lugares más fascinantes de la tierra en el imaginario común.

El valle de Picchu está ubicado entre los Andes y la selva amazónica. Los primeros rastros del paso del hombre por estos parajes datan del año 700 a.C., pero se supone que la ciudad de Machu Picchu fue construida alrededor de 1440. Aún no se conoce bien a qué servía este asentamiento, pues algunos piensan que fue la residencia de verano de la nobleza Inca. Lo cierto es que, tras la conquista española de 1532, fue abandonada.

Machu Picchu es llamada ciudad perdida justamente por esta razón: hasta 1911, año de su descubrimiento, el lugar permaneció desconocido para la humanidad. Sin embargo, hay otro misterio, pues existen evidencias de que Machu Picchu fue previamente encontrada en 1867 por un empresario alemán. Presuntamente, prefirió no revelar el descubrimiento al resto del mundo para poder explotar sus tesoros. El caso es que, hoy, el sitio es accesible a todos los viajeros que deseen visitarlo, lo que significa una gran fortuna dada la belleza y el inmenso valor histórico y cultural que nos brinda.

¿Cómo visitarlo?

El punto de partida para visitar Machu Picchu es Cusco. En esta ciudad andina hay muchas agencias que organizan excursiones y, además, es por donde pasa el Perurail, la línea ferroviaria que va a Aguas Calientes, el pueblo más cercano a la ciudad perdida. Para acceder a este milenario lugar tendréis que comprar el billete de entrada con tiempo ya que solo se permiten 2.500 accesos por día. ¿Es aconsejable reservar con antelación? Si viajáis en temporada alta, de mayo a septiembre, absolutamente sí. Es posible hacerlo online si tenéis pensado llegar en tren desde Cusco con dirección a Aguas Calientes, pero también es mejor reservar. Si, por el contrario, visitaréis Perú en temporada baja, podréis comprar todo directamente en el lugar, eligiendo la agencia que mejor se adapte a vuestras necesidades de viaje.

Además, durante la visita también es posible hacer una caminata a Wayna Picchu, la montaña en donde descansan las ruinas. Aseguraros de comprar y reservar este extra también. Para hacer trekking hay dos turnos: entrada de 7:00 a 8:00 o de 10:00 a 11:00. ¿La excursión se hace pesada? Bastante, la duración es de unas dos horas y media, entre subida y bajada, y es mejor estar suficientemente entrenados y preparados para no sufrir vértigo, dados los muchos puntos expuestos.

¿Cómo llegar?

Los viajeros que se alojan en Cusco suelen utilizar el tren para llegar a Aguas Calientes. Una vez aquí, cogen uno de los buses desde el pueblo hasta Machu Picchu; el primero sale a las 5 h. Todas estas comodidades obviamente tienen un precio: el tren de ida y vuelta cuesta más de 100 €, mientras que el autobús de ida cuesta 13 €. Si queréis ahorrar y no os importa la aventura, podéis salir desde Cusco y llegar a Aguas Calientes a pie (unas 2 horas de caminata) siguiendo las vías del tren. Una vez llegados, subir hasta la entrada del sitio (alrededor de una hora y media de “paseo” cuesta arriba). ¿Vale la pena? Si tenéis tiempo y energías, ¡absolutamente sí!

¿Queréis más consejos útiles? Si buscáis evitar las aglomeraciones, el mejor momento de visita es al amanecer. Esto significa que tendréis que dormir una noche en Aguas Calientes y despertaros alrededor de las 4 de la mañana. Así podréis hacer cola para el autobús o comenzar la caminata y llegar temprano (el sitio abre a las 6 h). Recordad llevar siempre, además de las entradas, vuestro pasaporte, que será obligatorio para entrar.

¿cuándo ir?

La mejor época para visitar Machu Picchu es de mayo a septiembre, que corresponde a la temporada alta. En estos meses secos las posibilidades de encontrar las montañas y el sitio cubiertos por nubes o neblina disminuyen considerablemente. Evitad los meses entre diciembre y marzo, cuando la lluvia es muy persistente.

Para descubrir Machu Picchu y el encanto de Perú con un viaje de 12 días.

La Gran Muralla China – China

dos viajeros weroad de espaldas, abrazándose, encima de la gran muralla china y mirando el paisaje
La Gran Muralla China

Entre las 7 maravillas del mundo, la más inmensa y majestuosa, es sin duda, la Gran Muralla China. Una obra increíble, cuya construcción se inició en el 215 a. C. y no finalizó hasta el 1300, por encargo del emperador Qin Shi Huang para defender el territorio de su imperio. Se calcula que alrededor de un millón de personas murieron durante la construcción de los muros y, hasta hoy, desconocemos el número de personas que trabajaron en esta colosal empresa. Lo que nos queda son unos 21.000 kilómetros de esta poderosa muralla, que fascina y seguirá fascinando a todo el mundo durante los siglos venideros. Algunos dicen que, incluso, es visible desde el espacio, aunque por ahora no hay pruebas de esto. ¡Pero soñar un poco nunca está de más!

¿Cómo llegar?

La forma más práctica para llegar a la Gran Muralla es desde Pekín, capital de China, tanto si tenéis vuestro propio medio de transporte, como si hacéis una excursión con transporte incluido. Para acceder a ella será necesario disponer de una entrada, cuyo precio varía según la zona de acceso. Tened en cuenta que la muralla suele recibir siempre muchos turistas, especialmente chinos, así que procurad evitar los fines de semana y los días festivos chinos. Lo que hay que elegir bien es adónde ir: con más de 8 mil kilómetros de murallas que se pueden visitar, la elección es bastante difícil, pero marca la diferencia.

¿Cuál es el mejor tramo para visitar?

Badaling es, sin duda, la zona más concurrida porque es la mejor restaurada. La mayoría de los autobuses turísticos que salen de Pekín llegan a este punto. Así que, si queréis visitar la Muralla de forma tranquila para disfrutar del paisaje en toda su belleza, este no es el lugar. Hay que decir que la visibilidad de la Muralla desde aquí es excelente, con multitud de miradores que permiten verla extenderse varios kilómetros. Otra opción es ir a Mutianyu, donde las vistas son  encantadoras pero las multitudes se reducen a la mitad, aunque sigue siendo una zona muy turística.

Las zonas más auténticas y menos turísticas del Muro son Simatai y Jinshanling. En este sitio la muralla está más o menos íntegra y caminar por ellas es difícil, sobre todo en algunos puntos donde, incluso, hay que andar a cuatro patas porque la pendiente de desnivel es del 70%. En resumen: definitivamente no es un paseo dominical. Pero cuidado: para acceder a Simatai es necesario reservar con antelación en una página web china y, de no hacerlo, es posible que no se pueda acceder a la zona. Para terminar, un tramo espectacular y salvaje es el de Jiankou. Aquí las paredes se elevan sobre crestas muy empinadas e increíblemente pintorescas. Si queréis hacer senderismo, ¡este es el lugar adecuado!

¿Cuándo visitarla?

Para visitar esta maravilla del mundo moderno, la estación ideal es el otoño. Es cuando bajan las cálidas temperaturas del verano chino, y por lo tanto, las excursiones aquí son más placenteras. También tendréis más posibilidades de encontrar cielos despejados y así disfrutar de las vistas en toda su belleza.

Petra – Jordania

viajeros weroad sentados encima de una roca y saludando cámara, detrás el tesoro de petra, una de las 7 maravillas del mundo
El Tesoro de Petra, Jordania

De todas las bellezas de Jordania (y hay varias), Petra es, en definitiva, la más espectacular. Este sitio arqueológico es enorme e incluye varios puntos de interés, desde el siq hasta las tumbas reales y el mundialmente famoso Tesoro, la principal atracción del lugar. No es casualidad que se haya incluido en las 7 maravillas del mundo moderno. Una ciudad tallada en la roca que fascina y encanta, cuya construcción se debe a la población edomita y que más tarde se convirtió en la capital de los nabateos. Para visitar todos los puntos de interés tomaros un día completo. Y si tenéis la oportunidad, no os perdáis la increíble experiencia de Petra de Noche, cuando el tesoro se ilumina a la luz de las velas. ¡Un espectáculo único!

El momento que siempre recordaréis será el primer vistazo al Tesoro. Para llegar hay que caminar por un siq, que es un camino que se desarrolla en la boca de un cañón. Durante el recorrido estaréis rodeados por la roca que, a medida que os acercáis, al Tesoro se vuelve cada vez más imponente. Luego llega el momento en que se abre el panorama en la fachada del templo funerario, también conocido como El Khazneh al Faroun. No es posible acceder al Tesoro pero, si tenéis curiosidad por descubrir estas construcciones en la roca desde el interior, podéis visitar una de las Tumbas Reales.

¿Cómo visitarla?

Petra se encuentra a unos 250 km de la capital de Jordania, Amman. Los viajeros suelen visitarlo en un día, deteniéndose en la zona del Wadi Musa para pasar la noche, y así también poder vivir la experiencia de visitar Petra de noche. Se puede llegar a la entrada al sitio en coche, si tenéis vuestro vehículo, o en taxi. Alternativamente, preguntad en vuestro hotel: muchos ofrecen servicios de transporte que podréis aprovechar para llegar a Petra.

Para acceder al sitio arqueológico necesitaréis una entrada, que podréis adquirir en la taquilla del recinto (trayendo el pasaporte y pagando en efectivo) o directamente online. El coste por un día es de 65 € (50 JD), 70 € (55 JD) por dos días, 80 € (60 JD) por tres días. La solución más cómoda si vuestra intención es hacer un viaje completo a Jordania es comprar el Jordan Pass. Podéis hacerlo fácilmente online y elegir el que más os convenga según vuestras necesidades de viaje. Con este pase tendréis incluido el visado para Jordania y la entrada a muchos sitios y puntos de interés del país.

Descubre Jordania en un viaje de 8 días.

¿Cuándo ir?

Para disfrutar de Petra, los mejores meses son los que corresponden a la primavera y el otoño. Es mejor evitar los meses de verano, cuando el calor en estas zonas desérticas se vuelve insoportable, y el invierno, caracterizado por abundantes lluvias. Hemos escrito un artículo sobre la mejor época para visitar Jordania, lo encontráis aquí.

Taj Mahal – India

edificio del taj mahal con delante fuentes de agua y árboles - weroad
El Taj Mahal

A estas alturas, está claro que vale la pena quedarse con la boca abierta visitando alguna de las 7 maravillas del mundo por lo menos una vez en la vida. Lo mismo ocurre con el majestuoso Taj Mahal, el monumento del amor, joya artística y cultural de la India musulmana. Esta obra está situada en la zona del norte de la India, en lo que se denomina el Triángulo Dorado, que incluye Agra –donde se encuentran el Taj Mahal­–y Jaipur. No es casualidad que esta sea una de las zonas indias más visitadas o, al menos, la que se suele elegir como primer destino.

El Taj Mahal es, de hecho, un mausoleo construido en 1632 por voluntad del emperador Shāh Jahān en memoria de su esposa favorita. El complejo es inmenso e incluye, además del imponente mausoleo de mármol blanco, minaretes y cenotafios de extrema belleza y un inmenso jardín. Visitadlo, si tenéis la oportunidad, al amanecer, que es el momento en el que el Taj Mahal da lo mejor de sí, con el mausoleo de un blanco impoluto que adquiere las tonalidades de los colores del sol naciente.

Descubrid las bellezas del norte de la India en un viaje de 13 días.

Consejos para la visita

Para acceder al Taj Mahal necesitará un ticket que se puede comprar directamente en el sitio, en las taquillas cercanas a las puertas de entrada o en línea. El coste de la entrada es de unos 12 € (1000 rupias) y los niños menores de 15 años entran gratis. Hay varias puertas de acceso: las puertas este y oeste abren al amanecer y cierran al atardecer, la puerta sur abre a las 8:00 y cierra a las 17:00.

Para evitar las largas filas de la temporada alta, comprad los billetes con antelación y, preferiblemente, con acceso prioritario. Una vez dentro, tened en cuenta que los controles son muy estrictos. Tendréis que llevar cubre zapatos y mejor si dejas bolsas y mochilas voluminosas en casa (los fotógrafos, olvidaros del trípode). Traed solo lo esencial y agua; tened en cuenta que en la entrada se os entregará un botellín.

Mejor hora para visitar el Taj Mahal

El mejor momento para llegar y evitar las multitudes de turistas que comienzan a acumularse es alrededor de las 10.00. Más o menos en este momento es cuando amanece, por lo que conviene entrar por las puertas este u oeste.

¿Cuándo visitarlo?

Los meses ideales para visitar el Taj Mahal y la zona de India en la que se encuentra son noviembre y febrero. Pero, en general, todo el período entre principios de octubre y marzo es el mejor. ¿Por qué? Estos son los meses que corresponden a la estación seca. El resto del año llegan los monzones o el bochornoso calor del verano indio.

Coliseo – Italia

colisseum de roma, una de las 7 maravillas del mundo - weroad
El Coliseo

Cerramos el listado con la última de las 7 maravillas del mundo y no podíamos hacerlo de otra forma sino con la que tiene un lugar especial en nuestros corazones: el Coliseo. Símbolo de Roma y un poco de toda Italia, cada año atrae a millones de visitantes de todo el planeta. Su Majestad el Coliseo es una verdadera pieza de la historia, no solo en Italia, sino en todo el mundo. Originalmente conocido como el Anfiteatro Flavio, se considera el anfiteatro más grande del mundo y fue construido a instancias de Vespasiano en la era Flavia.

En la antigüedad se usaba para eventos públicos pero, sobre todo, para espectáculos de batalla. Y no solo entre gladiadores, sino también navales, ya que el Coliseo estaba equipado con un sistema que permitía llenarlo de agua y hacer entrar pequeños barcos. Con la caída del Imperio Romano, el Coliseo se utilizó como depósito y luego, a partir de 1800, sufrió varias reformas.

¿Cómo visitarlo?

La mejor manera de visitar el Coliseo es comprando las entradas online y así evitar las largas colas que pueden surgir durante la temporada alta. Calculad llegar media hora antes de la hora de visita que habéis reservado ya que antes tendréis que pasar los controles de seguridad. Los billetes para el Coliseo también incluyen la entrada y la visita a la Colina Palatina y al Foro Romano y tienen una validez de 48 horas desde la primera entrada a uno de los sitios. El coste ronda los 25€, los menores de 18 años tienen acceso gratuito y los ciudadanos de la UE entre 18 y 25 años tienen descuento.

El Coliseo está abierto todos los días a partir de las 8:30, excepto el 1 de enero y el 25 de diciembre. Recordad no llevar bolsos voluminosos ni mochilas.

Visitar el Coliseo sin colas, ¿cuándo ir?

Las mejores estaciones para visitar el Coliseo y Roma en general son la primavera y el otoño. En los meses de verano se puede sufrir el calor, por lo que si vuestra visita coincide con esa época, llevad ropa ligera, gorra y gafas de sol.

Para evitar colas, lo ideal es ir en el horario de apertura a las 8:30 o en el horario de la comida, alrededor de las 13:30.

¿Las 7 maravillas del mundo os han inspirado? Descubrid más sobre los países donde se encuentran:

Belén Maviglia
Scritto da Belén Maviglia